CONTACTO

pedrolupi@hotmail.es

ACTIVIDAD 95

¿SABES DESPEDIRTE?

La vida es un continuo cambio, para poder avanzar y crecer no tenemos más remedio que cerrar etapas, por muy duro que sea, y comenzar proyectos nuevos. Personas que pasan por nuestra vida y que a veces se quedan, otras se van...por eso es tan necesario emocionalmente aprender a decir adiós de corazón.

  1. Lo más importante y esencial en todas las despedidas, pequeñas o grandes es tu diálogo interno. Aprende a vivir la despedida con tranquilidad, no ocultes tus sentimientos y "déjate querer" piensa que ahora duele, que ese dolor es necesario y real, eso significa que lo que dejas o se ve te importa de verdad. El diálogo interno, nuestros pensamientos deben hacer su trabajo: piensa en lo vivido, experimentado, amado, logrado, etc. y transforma el miedo y el dolor de la pérdida en nuevas oportunidades, abre ventanas al futuro por muy doloroso que sea en este momento. Asume que es algo que forma parte de la vida. 
  2. Date tiempo y el que necesites, marca en el calendario fechas para ir dando pasos. Cada uno tenemos nuestros tiempos y ritmos. Evita a los que te digan "Cuando yo..." "Lo normal..." tú eres la única persona que sabe cómo está y qué necesita. Si te ves muy mal recurre a un profesional. No hagas caso a los consejos de las personas que tienen solución para todo y en muy poco tiempo.
  3. No vivas el momento en soledad, rodearse de personas que nos quieren y aprecian es importante, aunque no nos entiendan o no sepan que hacer, estarán ahí para darte lo mejor que tienen en ese momento: su presencia.
  4. La despedida, la ruptura, el cambio no deja de ser algo natural, pero cuando se da en el momento o con la persona que no esperas es más complicado, por eso, busca lo positivo de la nueva realidad. Al principio no es fácil, pero con el tiempo descubrirás que gracias a ese adiós hoy tienes una nueva vida ¿Mejor? no, simplemente diferente.
  5. No puedes vivir del recuerdo, la nostalgia ni del pasado, los sentimientos de apego te harán mucho daño y estarás dando vueltas a los sentimientos generados por la despedida que te harán sufrir una y otra vez. No seas injusto contigo y con los que te rodean. Piensa que en muchas ocasiones el dolor por la pérdida surge al imaginar el futuro sin lo perdido y nos aferramos al pasado, la solución es que vivas el PRESENTE, el día a día con sus altos y bajos.

Y recuerda siempre que uno nunca deja de aprender a despedirse. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario