CONTACTO

pedrolupi@hotmail.es

ACTIVIDAD 23


Instrucciones

  1. Comienza la actividad. Vamos a pensar en alguna ocasión en la que hemos tenido algún prejuicio de alguien, se trata de analizar lo qué pasó y lo qué sentiste e hiciste. Utiliza el diario de sentimientos para realizar esta tarea. Toma el tiempo que necesites y analiza tu grado de empatía y de aceptación de los demás por muy diferentes que sean. 
  2. Prejuicio. Como lo dice la palabra, un prejuicio implica juzgar anticipadamente un hecho, una persona, una conducta. No debemos anticiparnos a lo que realmente es. Muchas veces, la primera impresión de una persona suele ser equivocada. Es importante, poder tener la capacidad de mantener una mentalidad abierta y flexible para poder evitar prejuicios equivocados. ¿En qué te fijas primero cuando conoces a alguien? ¿dónde y cómo notas que esa persona no te cae o no te gusta? ¿qué es lo que crees que causa ese "juicio"? son preguntas que te pueden ayudar a la reflexión.
  3. Tiempo. Antes de emitir un comentario o de catalogar a una persona, debes tomarte el tiempo necesario para conocerla bien. Nos podemos sorprender positivamente si le damos la oportunidad. Observa con cierta distancia y trata de no actuar impulsivamente, para que la otra persona pueda actuar libremente y desenvolverse con naturalidad. Si no le damos la oportunidad, nunca sabremos si estábamos en lo cierto con lo que pensábamos. Esto si es posible, la paciencia será una de las habilidades que tendrás que poner en práctica.
  4. Sinceridad. No des por hecho algo basado en suposiciones. Si tienes algún tipo de dudas en relación a ciertas situaciones, pregúntale directamente a la persona implicada. Sobre todo, si se trata de actitudes o reacciones. En ocasiones, lo que nosotros consideramos como un agravio, en realidad para la otra persona no lo es, por eso es necesario no dar por hecho ciertas cosas, sino consultar antes. Recuerda que el tacto y las buenas formas son imprescindibles para esta tarea de ser sinceros. Tenemos que saber buscar el momento adecuado, el lugar y la forma de hablar con la persona. Seamos sensibles y cuidadosos.
  5. Claridad. Debes tratar de evitar todas aquellas palabras que sean destructivas tanto para ti como para la otra persona. Debes tratar de pensar positivamente, mantenerte abierto ante la situación, para de este modo aceptar las diferencias y no juzgarlas. Nosotros no somos jueces de las demás personas, no somos ni mejores ni peores, somos distintos y por eso resulta importante aprender a convivir con la diversidad en lugar de criticarla. La educación y el saber estar ante todo, pero no seamos "bobos" si esa persona, al final, es como intuiste y no tienes más remedio que compartir espacios, tiempos, etc... lo mejor es no implicarte emocionalmente y evitarla lo que puedas con naturalidad y respeto. Evita los enfrentamientos.
  6. Prevenir. No hagas a los demás lo que no te gusta que te hagan a ti. Si no te gusta que te critiquen sin motivo, tú no hagas lo mismo. Cada uno tiene derecho a ser como quiere mientras que no haga daño a los demás. Respetar las distintas opiniones y las diferentes maneras de enfrentar la vida, es la clave fundamental. Aprendemos más de las diferencias que de las igualdades. Definitivamente estas personas nos hacen madurar, progresar y ponernos las pilas. Piensa que no hay mal que por bien no venga y que nos exigirá una gestión emocional enorme que nos servirá para todas las circunstancias de nuestra vida.
  7. Igualdad. Nadie es mejor persona por vestirse, hablar o actuar de tal o cual manera. No caigas en el error de creer que tu estas capacitado de actuar de juez frente a las personas. Como seres humanos, todos somos distintos y todos somos capaces a nuestra manera. Prejuzgando, lo único que lograras es quedarte en un lugar de pasividad. Comienza a trabajar con tus prejuicios para aprender de los demás y crecer como persona.
Adaptado de http://educacion.uncomo.com/articulo/como-evitar-los-prejuicios-5198.html#ixzz3u2WyF9xp


No hay comentarios:

Publicar un comentario